La nueva estrategia verde de la Unión Europea genera dudas

Para la Unión Europea, la pandemia de COVID-19 no llegó solo con un replanteamiento filosófico sobre el desarrollo económico, sino con la decisión de acelerar la transición hacia una supuesta sostenibilidad alimentaria.

El eje de esta propuesta, parte del Pacto Verde Europeo, se llama ‘De la granja a la mesa’ y busca reducir el desgaste del suelo, la emisión de gases y el daño a los océanos a través de una serie de regulaciones, planteadas a diez años, que se debatirán en septiembre.

Estas incluyen la reducción del 50% del uso de pesticidas químicos, el 20 % de fertilizantes, el 50 % de antimicrobiales en cultivos acuícolas y un aumento del uso de suelo para la labranza de frutas y verduras orgánicas. También plantea la eliminación de empaques plásticos y la colocación obligatoria de información nutricional que incluya datos como el impacto climático de cada producto.

De aprobarse, la normativa no solo regirá para la Unión Europea, sino para las importaciones, lo que genera preocupación a los exportadores locales.

Así lo indicó Francisco Miranda, director de la Asociación Nacional de Exportadores de Cacao e Industrializados del Ecuador (Anecacao), quien explicó que, mientras que la producción cacaotera del país cuenta con un uso limitado de agroquímicos, hay dudas sobre lo que estas regulaciones implicarán para el costo de los cultivos. “El problema principal que vemos es que estas regulaciones también deben venir con un alza de precios para darle flexibilidad al agricultor para buscar soluciones. Sino es solo una imposición más que aumenta los costos a la producción agrícola”, dijo.

Este agregó que, en cuanto al uso de pesticidas, se debe tomar en cuenta épocas riesgosas como el fenómeno de El Niño o temporadas en las que aparecen plagas como la escoba de bruja. “Es necesario que el sector esté involucrado en la conversación que plantee el Estado porque somos los que conocemos las necesidades”, señaló.

Para la Federación Ecuatoriana de Exportadores, el país cuenta con una ventaja en caso de que se aprueben las regulaciones: la incursión que ya se ha realizado en el manejo de pesticidas en el país. “Los productos exportables ya cuentan con altos estándares de exigencia internacional en esta materia”, reflexionó Felipe Ribadeneira, presidente del directorio del organismo.

Aun así, este agregó que Fedexpor se encuentra revisando las implicaciones técnicas y de plazos antes de emitir un pronunciamiento oficial. “Vamos a ser muy cautelosos en asegurar que se preserve y valore nuestro esfuerzo productivo para impulsar más el acceso de nuestros productos al mercado europeo”, subrayó.

Desde la firma del Acuerdo Comercial Multipartes con la UE, las exportaciones del país han ido en aumento. El año pasado, Ecuador exportó $ 3.108 millones en 612 productos, acorde a datos del Ministerio de Producción, Comercio Exterior, Inversión y Pesca.

Un 16,12 % de estas exportaciones correspondió al banano, otro sector que también tiene dudas sobre la propuesta ‘De la granja a la mesa’.

“En esta época (verano) se exporta más, pero a menor precio”, señaló el exportador José Núñez. “Para nosotros, en cambio, los costos aumentan por el tema del cuidado de la sigatoka negra y la producción baja. ¿Cómo se verá este escenario en el tema de precios con nuevas regulaciones?”, dijo.

Aun así los expertos recomiendan que, mientras el debate inicia en la UE, los exportadores se planteen los cambios propuestos. “Hay una tendencia hacia lo orgánico y eso exige una serie de retos para los productores(…) Ya no se podrá hacer negocios solo por cuestiones económicas, sino que se tendrá que considerar la sostenibilidad”, estableció Nicola del Valle, consultor de Asuntos Europeos para la agencia Atrevia.

Productores españoles piden garantías

Las dudas no solo provienen de Latinoamérica, sino desde la propia Unión Europea. El mes pasado, tres organizaciones agrarias españolas visibilizaron sus quejas contra la propuesta de la Comisión Económica.

La Federación de Asociaciones Agrarias Jóvenes Agricultores calificó la propuesta como “una grave amenaza” a la producción local e indicó que no se ha considerado el aumento en los costes ni la necesidad de reforzar el presupuesto. El gremio, al igual que los miembros de la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos , también solicitaron que las normas y estándares se apliquen en la misma medida a las importaciones agrarias.

FUENTE: EL EXPRESO


¿Te gusto esta publicación?, compártelo con los demás
VOLVER