Ecuador da los primeros pasos en el largo camino hacia la tecnología 5G

¿Se imagina descargar una película de 2 horas en 3,6 segundos, tener cobertura en su teléfono móvil en aglomeraciones e incluso manipular los elementos de su vivienda estando a cientos de kilómetros? Son los beneficios que trae la tecnología 5G (quinta generación) y las que aspira a adoptar el Gobierno para lograr una mayor conectividad en el país.

Especialistas dicen que el 5G abriría un “mundo de posibilidades”, como el “internet de las cosas” para mejorar servicios.

Así lo asegura Jorge Rodríguez, ingeniero en Telecomunicaciones, quien indica que esta tecnología va más allá de mejorar la cobertura de voz y datos en un teléfono móvil: “Se puede ejecutar en la salud, por ejemplo, necesitas un cirujano y estás en otro país; si tengo una tecnología de alta respuesta podríamos implementar brazos robóticos donde está el doctor y chequearía al paciente a través de esa conectividad”.

A estas bondades, agrega, se suma la reducción de la latencia: que el tiempo de respuesta sea menor, cuyo beneficio es la comunicación en tiempo real.

Para que sea posible, Carlos Luque y Jonathan Bravo, también ingenieros en Telecomunicaciones, ven necesario: inversión, mayor ancho de banda en el espectro radioeléctrico, despliegue de operaciones, aparatos compatibles, pruebas y adaptación de la ciudadanía.

En la región solo Uruguay cuenta con 5G. Chile, Brasil, México, Argentina, Colombia y Perú están en periodo de pruebas. Aquí aún funcionan redes antiguas como la 2G y 3G.

“¿Cuándo estaremos en 5G con cobertura nacional?, eso es un tema de despliegue de inversiones de los operadores móviles”, sostiene Bravo.

Justamente el 27 de agosto Claro anunció que invertirá $500 millones para el despliegue de infraestructura fija y móvil en telecomunicaciones. Este año prevé concluir con una cobertura del 85% con 4G (que ahora cubre el 50% del país) y comenzar pruebas para 5G en Guayaquil y Quito.

Andrés Michelena, ministro de Telecomunicaciones, señala que los primeros pasos se están dando. Por ejemplo, Movistar semanas atrás dio una muestra de 5G en Quito y Claro lo hará próximamente en Guayaquil.

Pruebas de tecnología 5G se exhiben en Quito
Además, para noviembre se lanzará a concurso la concesión de dos bandas 700 megahertz (MHz) y la 2.5 MHz de la tecnología 4G. Y para 2020, la banda 3.5 gigahertz (GHz), que encamina a desarrollar el 5G.

“Es todo un cambio de infraestructura, todo el equipo tecnológico es reemplazado, es decir, la antena gigante ahora será chiquita, todo un proceso muy complejo”.

César Zhinin, gerente de red de Telefónica, añade que las antenas podrían estar a distancias menores a 100 metros. “Actualmente tenemos distancias entre 500 a 700 metros por los urbanos y en el rural a 5 km. Con el 5G serían distancias a 100 y 300 m para que podamos disfrutar de esas experiencias”.

Zhinin dice que mantiene diálogos con las autoridades para adecuar el ecosistema y hace énfasis en la necesidad de incentivos: “Siempre dependerá del Gobierno de fomentar, el despliegue es difícil y estamos dispuestos a hacerlo”.

Desde Claro preparan sus redes para la implementación del 5G. Dicen que para su desarrollo es esencial la liberación de importación para nuevos equipos, terminales y sensores.

Frente a esto, Michelena dice que se trabaja en una política de reducción de aranceles para importar smartphones, computadoras y codificadores. “Eso permitirá al ciudadano tener acceso con costo más barato”, y en el futuro espera que las tarifas bajen en el 50%.

Según la Agencia de Regulación y Control de las Telecomunicaciones (Arcotel), el 5G se usará en el espectro en el rango de frecuencias 600 MHz a 6 GHz, con el propósito de mantener velocidades hasta 20 Gbps.

El Ministerio indica que por cada crecimiento del 10% de ancho de banda, el país sube 0,05% del PIB. Con las nuevas licitaciones podría crecer en 2% del PIB en 2020. (I)

FUENTE: DIARIO EL UNIVERSO (EC)


¿Te gusto esta publicación?, compártelo con los demás
VOLVER