Vía libre para los incentivos

La Asamblea se allanó parcialmente al veto a la Ley de Fomento Productivo. Las reglas fiscales, sin aprobación.

La Asamblea Nacional se allanó parcialmente al veto del presidente de la República, Lenín Moreno, a la Ley de Fomento Productivo.

El debate y votación, que duró más de cuatro horas, se realizó en tres partes: la primera tenía que ver con cambios de forma y se aprobó con 84 votos afirmativos y 39 abstenciones.

El segundo grupo, referente a las reglas macrofiscales no fue aprobado. Obtuvo 56 votos positivos, 3 negativos y 63 abstenciones. El último grupo lo conformaban seis artículos que fueron votados uno a uno.

Las propuestas del Ejecutivo que no fueron aprobadas ingresarán por el Ministerio de la Ley el próximo 17 de agosto.

Reglas macrofiscales, en duda

Fue la parte que más polémica causó y que el Legislativo no aprobó ayer. Uno de los temores que generó fue la libertad que tendrá el Gobierno para endeudarse durante los tres próximos años, período en el que no regirá el techo de la deuda del 40 % respecto al PIB. En ese lapso se busca llegar al déficit fiscal primario cero, es decir sin tomar en cuenta el pago de intereses. Los asambleístas de todas las bancadas exigieron seguimiento anual al cumplimiento de las metas fiscales. La propuesta de Moreno pasará por el Ministerio de la Ley.

Arbitraje internacional

Este fue uno de los temas clave que Moreno cambió en su veto parcial. A través de un alcance, enviado a la Asamblea el 24 de julio pasado, se establece que cuando se firmen contratos de inversión se podrán resolver disputas en sedes internacionales como las de París y La Haya.

A diferencia del veto inicial, del 17 de julio, el nuevo texto plantea que “el Estado ecuatoriano deberá pactar arbitraje nacional o internacional para resolver disputas generadas a través de contratos de inversión, de conformidad con la ley”. Esto, para inversiones que sobrepasen los 10 millones de dólares.

Remisión tributaria, en la polémica

Otro de los puntos calientes del debate fue la remisión tributaria, es decir, el perdón de multas, intereses y recargos originadas en deudas. Para el asambleísta correísta Pabel Muñoz es contradictorio que el Gobierno busque mayor equilibrio fiscal y perdone deudas a los grandes empresarios. El asambleísta del oficialismo Esteban Albornoz aseguró que también se beneficiarán ciudadanos como deudores de créditos estudiantiles y pequeñas empresas.

Remisión de los GAD

Este fue uno de los artículos que se votó de manera independiente. La propuesta era que en cuanto a la remisión de intereses, multas y recargos, la Comisión busca mantener la obligatoriedad para que los Gobiernos Autónomos se adhieran a estos procesos. En el veto se lo coloca como opcional. No logró el respaldo suficiente: 50 votos afirmativos, 29 negativos y 44 abstenciones.

El ISD a los exportadores

Este fue otro de los artículos polémicos que fue votado de forma independiente.

En cuanto a la devolución del Impuesto a la Salida de Divisas (ISD) por importación de materias primas y bienes de capital, los asambleístas querían ratificarse en que esta sea solo si no hay producto nacional. El Gobierno plantea que se devuelva el ISD en todos los casos, y no solamente si no hay el insumo nacional.

La propuesta no consiguió el respaldo: 46 votos afirmativos, 16 negativos y 61 abstenciones.

Servicios más baratos

Otro de los artículos que se votó de manera independiente fue la reducción de los valores de los servicios financieros.

Todos los asambleístas estuvieron de acuerdo que este tipo de tarifas deben ser más económicas. Pabel Muñoz dijo que el año pasado los servicios financieros generaron 500 millones de dólares,

FUENTE: DIARIO EXPRESO (EC)


¿Te gusto esta publicación?, compártelo con los demás
VOLVER