Turquía se opone a la adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN

Al dueño del segundo mayor ejército de la alianza transatlántica no le han gustado las noticias que llegan de Escandinavia. Los planes expresos de Finlandia y los algo más discretos de Suecia de unirse a la OTAN se han topado con el descontento de Recep Tayyip Erdogan. El Presidente turco no perdona a ambos países que durante años hayan acogido a miembros de organizaciones que Ankara considera “terroristas”, en especial la guerrilla kurdoturca PKK y la cofradía del predicador Fetullah Gülen.

“Seguimos de cerca los acontecimientos en torno a Suecia y Finlandia, pero no podemos verlo positivamente”, reconoció Erdogan a los medios durante una intervención este viernes en la que, además, arremetió contra los planes de EEUU de levantar sanciones contra quien comercie con una región del norte de Siria controlada por las YPG, una milicia hermana del PKK. “No nos es posible aceptar este error de EEUU”, remachó.

La entrada de nuevos miembros en la Alianza requiere la aprobación por consenso los 30 países integrantes. Eso significa que la oposición turca puede obstaculizar un eventual proceso de ampliación de la OTAN en un momento crucial. Aunque, como numerosos expertos recalcan, los equipos militares de Finlandia y Suecia están diseñados para ser prácticamente interoperables en su totalidad, si no forman parte de la OTAN no podrían invocar su Artículo 5: “Un ataque contra uno es un ataque contra todos”.

El ministro de Exteriores finlandés, Pekka Haavisto, ha pedido este viernes por la tarde “paciencia” a las partes implicadas mientras se concretan los pasos que debe seguir su país tras haber pedido el ingreso. Ha sido su primera respuesta a Erdogan. Anteriormente, en una comparecencia conjunta el presidente y la primera ministra habían reconocido su esperanza “en que los pasos nacionales requeridos para tomar esta decisión se den rápidamente en los próximos días”.

CANDIDATURA DE SUECIA

Las palabras de Erdogan llegan el mismo día en que se hiciera público un informe oficial en Suecia que da señales claras de que este país se unirá a Finlandia en su camino de adhesión a la OTAN. La candidatura del país nórdico puede materializarse en cuestión de días. Aunque no es una recomendación formal, un informe elaborado por el Gobierno junto a todos los partidos políticos del Parlamento se pronuncia a favor del ingreso en la Alianza. “La pertenencia de Suecia a la OTAN tendría un efecto disuasorio”, determina el dossier de 40 páginas.

Suecia se encuentra amparada en la actualidad por una cláusula que establece la ayuda mutua por ser miembro de la Unión Europea, sin embargo, el informe oficial conocido este viernes señala que al no ser miembro de la OTAN, el país no tiene “garantías” clara de asistencia en caso de agresión. De ahí que el documento se pronuncie favorable a convertirse en Estado miembro. La ministra de Exteriores sueca, Ann Linde, lo expresó así: “Nuestra opinión es que no sufriríamos un ataque militar convencional en respuesta a una posible candidatura de la OTAN”.

LOS AGRAVIOS DE ERDOGAN

Bajo la amenaza de Rusia, que este jueves advirtió de posibles represalias por la voluntad de Finlandia de unirse a la OTAN, el líder turco ha expresado años de desagravios y tiranteces políticas: “No queremos que se repitan errores similares. Además, los países escandinavos son prácticamente albergues de organizaciones terroristas”, ha insistido Erdogan. “Hay incluso sostenes del terrorismo en los parlamentos de algunos países. No nos es posible estar a favor”.

En julio de 2020, Turquía protestó por la grabación de un encuentro entre el ministro de Exteriores de Suecia y personas relacionadas con la rama siria del PKK. De acuerdo con la agencia semioficial Anadolu, el Ministerio de Exteriores turco recalcó que el incidente “suscita serias preguntas sobre la postura de Suecia en la lucha contra el terrorismo como prioridad”. Durante años, suecos y finlandeses han sido conocidos por conceder asilo por razones políticas a personas huidas de Oriente Próximo.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha afirmado que los finlandeses serían “recibidos calurosamente” en el seno de la organización, y que su proceso de integración sería “fluido y rápido”. La postura turca puede alterar estos cálculos. Turquía ha denunciado las acciones rusas en Ucrania y sigue vendiendo sus efectivos drones al ejército ucraniano, pero hasta el momento se ha negado a sancionar a Moscú. En su lugar, Ankara se reivindica como una mediadora fiable para alcanzar un acuerdo de paz.

FUENTE: EL MUNDO (ES)


¿Te gusto esta publicación?, compártelo con los demás
VOLVER